Archivo de la etiqueta: free style

Waseleando (Mini Swap+My Misio)

En los últimos meses Gemma es una constante en mi casa. No sólo por que estemos tramando maldades, sino porque la mayoría de mis proyectos laneros salen de ella.

Primero fue el CAL Amineko, después hice a MyMisio y ahora el Mini Swap Navideño.

Sigue leyendo

Hamar y no parar

Pues eso, que cuando me da por hacer hama, empiezo y no paro. Y claro, ya que había sacado las cosas para el concurso de KraftCroch, pues no iba a guardarlo sin más.

Como dije en la anterior, Esther me había pedido una caperucita. Pero no un caperucita cualquiera, sino esta cucada de Cupcake Cutie.

Y claro, yo que soy el Amor HAMOR se la hice.

A buena hora.

Sigue leyendo

HAMA, HAMA Y ENSANCHA EN ALMA

Era un hermoso día de finales de verano cuando Marisa, de KraftCroch propuso un muy interesante concurso.

En principio no tenía pensado participar, básicamente por dos motivos:

  • Ya tengo el libro (algún día hasta haré algún amigurumi, pero de momento lo uso de manual básico de ganchillo), así que además de que esté feo complicarle la vida a los que no lo tienen, tampoco sé para qué quiero dos (miento, uno lo acabaría cambiando por lanas, fijo).
  • No tenía ni idea de qué hacer.

Pero como en todas estás cosas, un buen día me vino la inspiración.

Sigue leyendo

Bufanda Slytherin

Para pagarme el vicio prostituyo a mis agujas. Lo sé, lo sé, ser una chulagujas está feo. Pero es más feo robar.

Hace unos meses una amiga me dijo que quería una bufanda Slytherin. Así de normal es la gente con la que me rodeo. Estuvimos hablando del tema y al final llegamos al acuerdo de que cuando fuera a La Coruña por Nochevieja, pasaríamos por una mercería a coger las lanas necesarias y que ya me encargaba yo del resto. El único requisito es que fuera larga. Muy larga.

Sigue leyendo

Si no lo encuentras… ¡TEJELO!

Resulta que en mi casa somos muy de leer. Tenemos cientos de libros, y como aún así no nos llegaban para el vicio, compramos un ebook hace como año y medio. Como nos gustan los retos, no nos decantamos por un Kindle, ni por Tagus. Nos decantamos por un Iriver, que es superfácil de encontrar (nótese el sarcasmo) y por lo tanto, aún más fácil de encontrar complementos para él.

Después de mucho buscar, encontramos una funda que le valía. Hasta ahí bien. Pero pasó el tiempo y como somos dos lectores, con un único ebook, pasó lo que tenía que pasar. Nos compramos otro. Y cómo no, también fue un Iriver.

El problema vino después. ¿Volvernos locos otra vez, buscando una funda? Uff, qué pereza. Pero como tengo tiempo y manos, decidí hacer una.

Sigue leyendo