Archivo de la categoría: Ganchillo

Waseleando (Mini Swap+My Misio)

En los últimos meses Gemma es una constante en mi casa. No sólo por que estemos tramando maldades, sino porque la mayoría de mis proyectos laneros salen de ella.

Primero fue el CAL Amineko, después hice a MyMisio y ahora el Mini Swap Navideño.

Sigue leyendo

Anuncios

CAL: Amineko

A veces, de las peores situaciones salen cosas buenas. Ésta no fue terrible, pero sí movida, aunque acabó con final feliz.

Debido a cierta situación que se dio, Gemma, de Wasel Wasel, escuchando a las masas organizó un CAL. Este CAL ha supuesto el nacimiento de más de 170 gatetes de ganchillo.

¿Es o no es algo fabuloso?

Sigue leyendo

Y el corderito dijo beeh

Hace mil años vi un corderito adorable en Enemy Dolls.

Era taaaaaan mono. Tenía que hacerlo, pero en negro (porque las ovejas negras molan ¡imaginad un corderito negro!)

Sigue leyendo

Rosas (negras) de Sant Jordi

Con lo que nos gusta “apropiarnos” de fiestas ajenas y tenemos Sant Jordi, con sus libros y sus rosas ignorado, delegado a simple curiosidad. No entiendo nada.

Menos mal que desde KraftCroch piensan en todo y este año nos ha regalado a sus Amigurumers VIP el patrón para esta rosa. (Si os gusta lo podéis comprar aquí).

Sigue leyendo

Küülik, el Cactus Primigenio

Hay cosas que no entiendo. Realmente no sé de dónde viene el que no eres oficialmente amigurumier hasta que no tejes un cactus.

Pero como la mitad de las cosas de esta vida son un misterio para mí, no le di más vueltas e hice uno, eso sí, no uno cualquiera…

Sigue leyendo

Bruno, The Chef

Lo mío va más allá de la inconstancia. Es lo que pasa cuando mantener el blog está detrás de los estudios y de los hobbys. De hecho, tengo un borrador respondiendo a un premio-cadena, pero con el tiempo que ha pasado, casi que mejor no lo publico.

Así que por aquello de poder seguir diciendo que tengo un blog, voy ha dejar por aquí una minientrada presumiendo de amigurumi.

Sigue leyendo

Si no lo encuentras… ¡TEJELO!

Resulta que en mi casa somos muy de leer. Tenemos cientos de libros, y como aún así no nos llegaban para el vicio, compramos un ebook hace como año y medio. Como nos gustan los retos, no nos decantamos por un Kindle, ni por Tagus. Nos decantamos por un Iriver, que es superfácil de encontrar (nótese el sarcasmo) y por lo tanto, aún más fácil de encontrar complementos para él.

Después de mucho buscar, encontramos una funda que le valía. Hasta ahí bien. Pero pasó el tiempo y como somos dos lectores, con un único ebook, pasó lo que tenía que pasar. Nos compramos otro. Y cómo no, también fue un Iriver.

El problema vino después. ¿Volvernos locos otra vez, buscando una funda? Uff, qué pereza. Pero como tengo tiempo y manos, decidí hacer una.

Sigue leyendo